TERRITORIO COMANCHE, de Arturo Pérez Reverte

territorio comanche

Regresamos después del receso obligado por la enfermedad de mi ordenador. El enfermito se ha recuperado después de un oportuno formateo. Ha vuelto a nacer, y yo en parte también.
Hoy les presento un libro del antaño reportero y ahora sedentario pero no reposado escritor Pérez Reverte. Algún día les hablaré de la singular historia de España que está pergeñando desde su página Patente de corso.
En Territorio Comanche evoca una serie de vivencias y recuerdos de la guerra de Bosnia donde, si no yerro, el periodista murciano se cortó la coleta como reporter. Estamos ante un relato que es medio reportaje medio novela y fue llevado al cine con Imanol Arias, el de Cuéntame, en el reparto.

 

Resulta sorprendente como en un texto de ciento cuarenta páginas aparecen los diversos rostros de la guerra. Locura cruel; afán de los valientes y vergüenza de los cobardes; muladar donde afloran todos los instintos más bajos por fin libres de las ataduras sociales… Y muchas cosas más. Por enredado y paradójico que resulte la guerra mejora la vida de algunas personas. De repente les pone delante un objetivo para sus vidas, les enfrenta con el lado más real de la realidad, muy alejado de los sedantes de la publicidad y las virtualidades de una falsa paz social construida sobre cimientos de hipocresía.

 

Si creen que digo que la guerra es buena pues será que no me explico. No hay guerra buena, se lo cuenta alguien como yo que ha tenido la fortuna de no presenciar ninguna en vivo. Los telediarios, los libros, lo que cuenta por ejemplo Reverte en muchos de sus artículos y textos me han formado cierta idea. Cierta idea que, por supuesto muy poquito tiene que ver con vivir las cosas en primera persona. Ahí van unos renglones que justifican el nombre de Territorio Comanche para el título:

 
“[…] Para un reportero en una guerra, ése es el lugar donde el instinto te dice que pares el coche y des media vuelta. El lugar donde los caminos están desiertos y las casas son ruinas chamuscadas; donde siempre parece a punto de anochecer y caminas pegado a las paredes, hacia los tiros que suenan a lo lejos, mientras escuchas el ruido de tus pasos sobre cristales rotos. El suelo de las guerras está siempre cubierto de cristales rotos. Territorio comanche es allí donde los oyes crujir bajo tus botas, y aunque no ves a nadie sabes que te están mirando. Donde no ves los fusiles, pero los fusiles sí te ven a ti”.

 
Jünger, quien luchó en las dos contiendas mundiales, fue un joven y apasionado defensor de la guerra como experiencia de choque forjadora del carácter. Pero se amargó y hartó de la guerra y se convirtió en pacifista emboscado:

 
“«El uniforme, las condecoraciones y el brillo de las armas, que tanto he amado, me producen repugnancia», escribió Jünger en su diario cuando supo del exterminio de los judíos.

 
Pues este hombre intrépido y de carácter justificaba en un texto que un padre de familia defendiera su hogar escopeta en mano. Y esas cosas ocurren a veces cuando el mundo se voltea, surgen dilemas, decisiones fastidiosas que hay que tomar. Tanto si se actúa como si no se está eligiendo, ya lo sabemos. Así es tanto en la vida ordinaria como en los conflictos. Y hay padres de familia que no tienen el coraje necesario para defender a los suyos con la escopeta y entonces huyen con ellos, los esconden… O venden. Qué sé yo. El temple del acero que da forma a cada uno sale a relucir. O no reluce sino que muestra un triste tono apagado. Acabado. A veces, la mayoría de las veces, ni siquiera hay oportunidades de batirse con el enemigo y sin saber por qué ni por qué no muchos inocentes entregan el alma aplastados y perseguidos como insectos humildes pisados por la fatalidad.

 
En otras ocasiones no se dispara ningún tiro pero el aire está calcinado de indignación. Hay abusos de unos, propaganda de otros… Y el pueblo se va muriendo sin que ocurra nada en realidad. Líbrenos Dios de las guerras sangrientas y de las que sorben la sangre sin que nadie lo sepa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s