HISTORIA DE ESPAÑA CONTADA PARA ESCÉPTICOS

 

eslava galan  historia españa escép

España es un país de gestas y miserias, apenas conocemos el término medio. A menudo ocurre que las gestas se han olvidado pronto y las miserias se han dilatado como el reflejo de un espejo deformante (de esos del Callejón del Gato). También ocurre con frecuencia que esas miserias se consideran trazas del pasado, de unos paisanos elementales, salvajotes y ruines de los que, desde que somos europeos y modernos no queda ni rastro.

 

Este libro del agudo y socarrón Eslava Galán se propone darse una vuelta por el museo de los mitos ibéricos y ponerse a derribar estatuas como un niño gamberro. Gamberro y escéptico. No se confunda el lector, que no considero yo al ínclito historiador como un desaprensivo ni un delincuente de la historiografía. Simplemente le faltan la vergüenza, escrúpulos, prejuicios y tonterías que le sobran a muchos académicos. Por eso no se corta al insinuar que la supuesta invasión musulmana fue una cosa muy light, con la aquiescencia o indiferencia de muchos hispano-godos a su favor; o que Enrique IV era de todo menos ‘impotente’; que Isabel II fue un cacho pendón; y algunas otras afirmaciones también oídas y leídas por muchos de nosotros pero no por eso menos edificantes.

 

Otro día hablaré de su libro sobre la ‘Sábana Santa’ de Turín y otras reliquias porque tiene miga y salsa, una salsa especial con toque escéptico.

 

Este escritor jiennense ha tejido una obra de divulgación histórica bastante complementaria de la también desengañada, lúcida y realista óptica de Arturo Pérez Reverte. Para hacer su viaje a la Historia se quitan los zapatos italianos, se calzan unas alpargatas (‘De la alpargata al seiscientos’, otro entretenido libro de Eslava), tiran la corbata y se ponen a observar con los ojos entornados y sabios de quien no se cree nada, así por las buenas. Nuestros largos anales, con sus vueltas y revueltas, idas, venidas, giros bruscos de escalera de caracol, nos han preparado a los españoles y españolas (hablemos al estilo rociado por el hisopo de la corrección política) para ser descreídos, y distantes con lo que nos dicen.

 

Pero esto funciona sobre todo para quien lea historia, o para quien lea, así en general, y ahí se reduce el gentío patrio a un grupo, no sabemos si selecto. Para que luego digan que todos somos iguales. No sólo no lo somos, además, cuando alguien se empeña en que sí, consigue con creces su propósito: que todos seamos igual de infelices, desgraciados e indigentes. Algunos mesías de vía estrecha como Pablo Iglesias, Nicolás Maduro, los Castro de Cuba (pongan ustedes los siguientes)… harían bien si leyeran este libro. Y si les quedaran ganas, ya puestos, podrían seguir con ‘Historia del mundo contada para escépticos’, del mismo autor.

 

En ese libro Juan Eslava cuestiona y pone en solfa un dogma de fe para todos los progres que se precien de serlo: ‘los palestinos son mártires perseguidos por la crueldad del sanguinario estado de Israel apoyado por la CIA’. En toda mentira hay algo de verdad pero eso no hace de ella algo verdadero. Dejen de abrir tanto los ojos de asombro, ira o yo qué sé, y léanse ustedes el libro para conocer argumentos y no meras creencias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s