OTRA VUELTA DE TUERCA

 

otra-vuelta-de-tuerca

 

Si no hubiera leído el prólogo de Alejandro Gándara en la edición hecha por el diario El Mundo, quizá no me habría percatado de la malignidad intrínseca de este libro. En ese caso hubiera hecho una lectura inocente y pura del mismo. Usted, paciente lector, está a tiempo de leer, si no lo ha hecho ya, este librito con el ánimo descontaminado y prístino. Si es así, olvídese de este post. En caso contrario puede continuar.

 

Esta novela de Henry James (el hermano del psicólogo y filósofo William) es famosa y comentada, lo cual puede convertir en ridículo tanto sigilo y misterio por mi parte. Se cuenta el caso de unos niños que dicen ver horrendas apariciones fantasmales en una mansión de innegable aroma gótico. Los peques, un niño y una niña, son huérfanos y reciben cuidados e instrucción de una institutriz. Ésta asiste espantada ante el trato inquietante de los críos con lo sobrenatural. Se deja entrever la posibilidad de unos crímenes en el pasado que serían causantes de los estrépitos y alteraciones del tranquilo orden de las cosas.

 

Hasta aquí todo muy típico, muchas veces visto y oído. Pero ahora viene lo inquietante de verdad. Todo es muy ambiguo en la novela de manera que no sabemos qué está pasando. No sabemos si las apariciones son de verdad o si los niños se divierten a costa de la asustadiza institutriz. Pero ésta no anda libre de sospecha porque, ¿y si fuera ella misma la que convocara los espectros o solo se los inventara? O también, ¿hubo asesinatos en la vieja mansión y de ahí viene el alboroto sobrenatural o más bien terrenal? En el aire queda. El autor se complace en jugar con nosotros a las adivinanzas y deja a nuestro criterio el verdadero fondo del asunto. Por eso les avisaba al principio de que cabe hacer una legítima lectura sin aviso alguno de estas razones. Y habrá lectores que se tragarán la historia tal cual y a  otros, supongo que muchos, les escamará algo la trama aunque no desconfíen del todo, vamos, enfoques para todos los gustos. Aquí viene uno retorcido, el mío.

 

Se puede pensar que los hechos narrados llevan mezcla de verdad y mentira. Dice Patrick Harpur, (un autor estimulante, algún día se lo presentaré a ustedes), que lo misterioso de veras, paranormal, o como gusten en llamarlo, es ambiguo. Absurdo, chistoso, inquietante… Y real. Los grandes mediums fueron tramposos pero también hicieron cosas de las que ningún mago desenmascarador de engaños pudo mostrar su falsedad. Léase Eusapia Palladino y Dunglas Home, por ejemplo. Los tenaces ilusionistas de la época, padres putativos del actual James Randi, ponían en solfa muchas veces a quienes decían tener comercio con lo extraño, pero no podían hacerlo siempre.

 

Un fenómeno tan requetesobado como las visiones de ovnis aparece trufado de elementos contradictorios. Todos hemos visto a personajes propios de un carnaval indigesto proclamar sus relaciones diplomáticas, y hasta carnales, con turistas venidos del espacio. Pero luego hay también testimonios de personas sinceras. Particularmente conozco de primera mano el relato de avistamientos de varios testigos a la vez. Estas personas son para mí de total confianza y credibilidad. Descartan que sus visiones se parezcan a cualquier cosa descrita por la ciencia (y eso que se han documentado de forma obsesiva al respecto). Que lo visto fuera una alucinación espuria o algo de más fuste está abierto a la opinión de cada pensante.

 

Sin embargo, el sagaz Harpur advierte de que incluso las alucinaciones demostradas tienen algo que decirnos. Nuestro cerebro toma a veces por maravillosas visiones de objetos cotidianos, quizá por un deseo interno de lo mágico.Lean, si les place, la novela y formen su propia opinión sobre su sentido. Pero no olviden dar otra vuelta de tuerca.

 

Anuncios

3 comentarios en “OTRA VUELTA DE TUERCA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s