LOS PATITOS FEOS

los-patitos-feos-boris-cyrulnik

 

A Sandra, que me regaló este libro excepcional que merece ser best seller.

 

Desde Freud se prestó atención a la importancia de los traumas infantiles para explicar desórdenes futuros de la personalidad. Y eso puede ser útil y clarificador pero se pasó algo por alto: observar qué mecanismos usan las personas que, a pesar de haber sufrido un trauma, lo superan y se integran en el torrente de la vida con éxito. De eso va este libro.

 

El autor va mostrándonos en qué consiste la llamada “resiliencia”, el arte de reconstruirse a sí mismo después del trauma, una mezcla de resistencia, creatividad, flexibilidad. Aspectos que conoce bien pues él mismo tuvo que afrontar una infancia difícil: con sólo seis años logró escapar de un campo de concentración nazi. Más tarde tuvo un tortuoso peregrinaje por centros y familias de acogida desembocando en una granja de la Asistencia Pública. Inopinadamente acabó convertido en un médico deseoso por conocer los resortes que lo ataban a la vida y cómo aplicar ese conocimiento para ayudar a otros supervivientes del dolor.

 

Son muchas las cosas que nos enseña este libro de Boris Cyrulnik: que a la hora de valorar un trauma no sólo importa el golpe en sí (abuso, abandono, agresión) sino la representación mental que se hace de él la persona herida; que un trauma ocasionado por la guerra puede ser menos grave que una herida sufrida en el ámbito familiar en un contexto de paz.

 

Todo depende de cómo responde el entorno cercano del niño a su herida y de si se ponen en marcha los mecanismos adecuados de resiliencia para transformar el hecho traumático y darle un aspecto significativo que permita comprenderlo, digerirlo y, al final, superarlo.

 

Pongamos un ejemplo, el caso de una niña violada. Esa niña tendrá graves dificultades para superar su trauma si:

  • vive en una sociedad de moral rígida que culpabiliza a la víctima.
  • no se le permite expresar su experiencia negativa para liberarse de ella.
  • su familia cae en un estado de conmoción que le impide aportarle seguridad.

En cambio, si se le tiende una mano franca, fuerte y comprensiva la niña tendrá un verdadero salvavidas para salir poco a poco de su desesperada situación. Debe haber alguien que la escuche sin juzgarla, una persona amorosa, atenta y firme. En ese caso la pequeña tendrá la posibilidad de tejer una malla consistente de resiliencia que le permita vivir con su trauma, superarlo e incluso ir más allá de sus límites para en un futuro convertirse a su vez en guía de otras personas heridas. Se haría así cierta la consigna del arte sanador chamánico: sólo quien ha estado herido puede curar.

 

Por fortuna vemos muchos casos de este tipo en el que arbolitos torcidos por el viento de la adversidad consiguen enderezarse con el fertilizante del amor y la sabia guía de un tutor. Así, niños soldado que han conseguido salir con vida y entereza de su dura prueba se convierten en padrinos de otros jóvenes en el mismo trance de superación. Cuando se está en problemas basta una mirada de simpatía y afecto para que estos niños o cualesquiera que sean puedan percibir que no son casos perdidos, barquitas a la deriva alejadas para siempre del río principal de la actividad social. Concluyamos con palabras del psiquiatra francés:

 

La resiliencia no es algo individual. Se trata de un proceso, un devenir del niño que, a fuerza de actos y de palabras, inscribe su desarrollo en un medio y escribe su historia en una cultura. Por consiguiente, no es tanto el niño el que es resiliente como su evolución y su proceso de vertebración de la propia historia. Esta es la razón de que todos los que han tenido que superar una gran prueba describan los mismos factores de resiliencia.

En primer lugar, se indica siempre el encuentro con una persona significativa. A veces basta con una, una maestra que con una frase devolvió la esperanza al niño, un monitor deportivo que le hizo comprender que las relaciones humanas podían ser fáciles […], cualquiera pudo dar cuerpo al sencillo significado: ‘Es posible salir airoso’. Todo lo que permite la reanudación del vínculo social permite reorganizar la imagen que el herido se hace de sí mismo. La idea de ‘sentirse mal y ser malo’ queda transformada tras el encuentro con un camarada afectivo que logra hacer germinar el deseo de salir airoso.

Dibujar, jugar, hacer reír a los demás, son cosas que permiten despegar la etiqueta que los adultos adhieren con tanta facilidad: ‘[…] vivir en una cultura en la que se pueda dar sentido a lo que nos ha ocurrido: organizar la propia historia, comprender y dar’, son los más simples medios de defensa, los más necesarios y los más eficaces”.

 

Gracias a Cyrulnik y otros miles de personas conscientes, optimistas y tenaces muchos niños y niñas en todo el mundo siguen teniendo un futuro. Desde aquí, este pequeño homenaje.

cyrulnik

‘La resiliencia es el arte de navegar en los torrentes, el arte de metamorfosear el dolor para darle sentido; la capacidad de ser feliz incluso cuando tienes heridas en el alma’.

B. Cyrulnik

Anuncios

2 comentarios en “LOS PATITOS FEOS

    • La verdad es que a mí también me sorprendió mucho este libro, su lectura fue una renovación, un fuerte hilo de esperanza. He leído algo sobre psicología, en plan aficionado y es recurrente la maldición del ‘trauma infantil’ de la que Freud y sus seguidores tanto se han ocupado. Le doy la razón al autor del libro, los psicólogos se han fijado demasiado en el trauma y poco de cómo lo han superado muchas personas. En suma, se han centrado demasiado en la enfermedad y poco en la salud. Espero que el libro te sea de utilidad y tan ameno como para mí lo ha sido. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s