EL VIENTO EN LOS SAUCES, KENNETH GRAHAME

el viento en los sauces libro

De vez en cuando me concedo caprichos como leer un libro para niños. Aunque pueda resultar extraño a algunos, tengo un espíritu infantil que retoza encantado con las historias de ese estilo. Por eso junto a los tratados metafísico-esotéricos, las novelas adultas y los sesudos estudios filosóficos e históricos siempre tengo a mano un libro como el que hoy les traigo.

Supe de El viento en los sauces leyendo una biografía de Syd Barret, el líder y fundador de Pink Floyd. Al parecer era uno de sus libros más queridos y cuando uno lee sus páginas se percata rápido de por qué le gustaba: el libro es tan psicodélico, surrealista y juguetón como las canciones de Syd. Esa joya del pop sesentero llamada The Piper at the gates of dawn se intitula así por un capítulo de la obra de Grahame.

Este librito quizá minúsculo para los anales de la literatura es una colección de divertidas aventuras de animales que charlan entre sí animadamente en sus acogedoras madrigueras, surcando el río en bote, a pie, ¡en automóvil…! En esas correrías brilla la amistad y la calidez del Topo, la Rata de agua, el Tejón; el entusiasmo irreverente y alocado del Sapo… Luce sus mejores galas la naturaleza.

Si hace una noche fría y horrible, y nos hemos perdido en el bosque, podemos tocar sin temor a la puerta del señor Tejón. Se mosqueará un poco porque es algo huraño, pero una vez que lo conoces te das cuenta de que es un tipo entrañable. Te ofrecerá chocolate caliente y lo mejor de su despensa. Además, si te aterra la idea de aventurarte en el bosque a estas horas, con todas las alimañas observándote en la oscuridad, te proporcionará un lugar donde pasar la noche porque tiene madrigueras de sobra. Con amigos así la vida es más fácil.

Del capítulo VII, El flautista en el umbral del alba, es bello hasta el nombre. En él, la Rata de agua y el Topo bogan en su barca por el río buscando un cachorro de nutria perdido, y les ayuda el mismísimo dios Pan (el flautista). El enigmático personaje, como discreta teofanía de la naturaleza, socorre a la cría y luego deja correr un velo de olvido para que los animales no recuerden el extraño y poético encuentro con él.

Si no se les olvidó lo que significa ser niño acérquense a las páginas de este entretenido libro. Les dejo, para que hable también la música en este lugar de palabras, con una de las canciones de aquel disco de Pink Floyd.

 

Anuncios

9 comentarios en “EL VIENTO EN LOS SAUCES, KENNETH GRAHAME

    • Eres muy amable, Esther. La verdad es que si te gusta lo que hago a ti y alguien más por ahí, es porque pongo entusiasmo en lo que hago. Como tú con el bienestar de los demás, la salud, el equilibrio cuerpo-mente… Si escribiera sobre un libro que no me dijera nada sería catastrófico pero escribo sobre lo que me gusta y así es más fácil. Pero eso no quiere decir que escriba bien, sino que hago el intento. Tú y el resto de lectores que apreciáis ese esfuerzo pasáis por alto las tonterías, imprecisiones, omisiones y os quedáis con lo bueno, que es el intento. Muchas gracias, recibe un fuerte abrazo.

    • Pues sí, tienes razón Antonio. Si exceptuamos los libros para niños muy pequeños, lo de literatura infantil es muchas veces una etiqueta de las editoriales. Porque Alicia en el País de las Maravillas se considera más de una vez un libro para niños, pero de eso nada. Es un libro que puede entusiasmar a los críos y a los adultos por igual, como este de Grahame. Gracias por pasarte y por tus comentarios siempre interesantes. Un saludo.

    • Pues ponte a leerlo cuando puedas porque es una delicia. Al adentrarme por sus páginas sentí algo muy acogedor, como si sus personajes fueran parte de mi familia y los parajes que aparecen formaran también parte de mi entorno. Es un poco extraño decir esto de una novela tan imaginativa pero es así. Abrazotes.

  1. José…
    Gramn y doble sorpresa primero al saber que “El viento en los sauces” era uno de los libros de cabecera de Syd Barret, el líder de Pink Floyd.
    Luego, asombro respecto a la trama… Animales que hablan entre ellos!.
    Sinceramente no me lo esperaba.
    Un muy buen. Incita a la lectura del libro de Grahame, ciertamente.
    Buen fin de semana. Un abrazo, Aquileana D

    • Es un libro divertido y entrañable que recomiendo a todo el mundo. A condición de que se tenga imaginación y ganas de leer historias con aire infantil. Abrazos Aquileana, me alegro que te agradara este post.

  2. Pingback: The Piper at the Gates of Dawn, 49 Agostos de Psicodelia y Rock Espacial | Fervor de Bahía Blanca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s