EL REY DE ÍTACA

el-rey-de-itaca-

Glyn Iliffe es un tipo valiente. Se requiere valentía para adentrarse por los caminos homéricos, revisitar el mito de Ulises, y decir algo nuevo. Y este autor inglés lo consigue con una novela muy bien escrita, vibrante, divertida, luminosa. Dice algo nuevo porque nos presenta al rey de Ítaca precisamente cuando todavía no es rey, sino príncipe, y viaja al agitado Peloponeso, a Esparta.

Allí, lo más granado de la nobleza helénica se reúne para urdir sus tejemanejes y para que surjan nuevos enlaces entre los príncipes y princesas en edad casadera, con la más cotizada de estas últimas, Helena, refulgente en su porte, belleza y personalidad audaz. Su oído se antoja ya receptivo a los requiebros que vendrán de oriente.

Y Ulises, bueno, es más o menos como esperábamos. O mejor: inteligente, astuto y honorable. En esta novela trepidante menudean las intrigas, también la acción, con batallas y esfuerzos destinados a unificar los reinos griegos en una alianza. Se unirá a las huestes de Odiseo un soldado valiente, Epérito, que huyendo del deshonor de su padre busca forjar un destino brillante. Tendrán mucho trabajo por delante para desalojar a los usurpadores que gobiernan en Ítaca. Y para conseguir que Ulises acceda a su legítimo trono.

De estas aventuras sacará más cosas en claro. Por ejemplo, conocer a su alma complementaria, consorte, su “yin”, Penélope. La eterna dama de sus amores, por encima de los devaneos, olvidos y salidas de tiesto que le depare el futuro. Pero todo eso vendrá mucho después, no nos adelantemos. Ahora Ulises, “el fecundo en recursos”, tiene que ganarse un reino que está lejos de tener asegurado. Las cóncavas naves, los muros de Troya y la furia de Poseidón vendrán más tarde.

Ahora que hablamos de Poseidón, quizá viene al pelo un comentario sobre el tratamiento de lo mitológico en la novela. A mi juicio Iliffe ha conseguido un equilibrio admirable entre la fibra histórica, humana, y el papel de los dioses, que siempre están ahí (tenemos incluso alguna preciosa teofanía de Atenea). Pero ni los dioses mueven todas las fichas, en un determinismo asfixiante sin libertad para los actores humanos, ni estos últimos emprenden sus prosaicas luchas al margen de lo sagrado (como tuvimos ocasión de observar en la gran pantalla con “Troya”).

Si algo caracteriza al mito es su esencia inagotable, polimórfica, multinivel (la historia literal, la “psicológica” y el fondo espiritual profundo). Por eso siempre cabe acercarse a lo mítico desde un ángulo nuevo, transitar caminos en él no pisados. Pero latentes. “El rey de Ítaca” discurre por una senda particular de la vida de Ulises. Dentro de unos días (o semanas, ya veremos) visitaremos otra peculiar lectura del hijo de Laertes.

Odyssey of Homer

Anuncios

7 comentarios en “EL REY DE ÍTACA

  1. Voy a agendar este libro para un futuro próximo. El mito de Ulises es uno de los más interesantes que se han abordado, siempre es positivo leer acerca de su resignificación.
    Gracias por compartir, un saludo cariñoso desde Argentina.

  2. Querido José… me ha parecido genial la reseña y parece un libro muy bueno.
    Destaco este extracto de tu post ¨Pero ni los dioses mueven todas las fichas, en un determinismo asfixiante sin libertad para los actores humanos, ni estos últimos emprenden sus prosaicas luchas al margen de lo sagrado¨… casualmente un blogger amigo está escribiendo sobre la Odisea, capítulo por capítulo… recientemente le comentaba yo qué fuerte es la influencia de los dioses en el potencial desenvolvimiento de los episodios… Te dejo el enlace. “Odyssey” by Homer: Book XIII – One More Strange Island http://wp.me/p1GfVh-Bx Un abrazo grande. Aquileana ⭐

    • Muchas gracias por el interés con que sigues el blog, Aquileana. ¡Eres un encanto! Voy a echarle un vistazo al blog de tu amigo, que al examinar la Odisea capítulo a capítulo sin duda promete. Muchas gracias por el aporte. Dentro de dos posts volveré a hablar de Ulises desde una óptica diferente, a ver qué tal. Abrazotes.

  3. Aquileana, el blog de tu amigo Jeff tiene una pinta excelente. Me ha resultado muy interesante su comentario del libro XIII de la Odisea, en particular la reflexión de corte junguiano comparando a Ulises y Atenea en paralelo a los arquetipos del “animus” y “anima”, respectivamente (y como aspectos, a su vez, si no entendí mal, del arquetipo del “Tramposo”).
    Tú también le has dedicado más de un post a Ulises y la Odisea directa e indirectamente (recuerdo el post sobre las Sirenas), como siempre divulgando bien y con vista aguda para ver más allá. Abrazos.

  4. Ahhh este libro lo tengo anotado desde hace buen tiempo, y no lo he encontrado por acá. Con tu reseña, vuelvo a buscarlo (espero que con más suerte que en el pasado). Veo que andas leyendo sobre Ulises 😀 desde varias ópticas.
    Un beso,
    Ale.

    • Es un libro muy entretenido, Ale. Y cuenta las aventuras de Ulises de forma original y fresca. La verdad es que tengo ganas de leer los otros títulos del autor, uno de ellos sobre la Ilíada, creo. Porque seguro que son espléndidos también. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s